lunes, 20 de junio de 2011

Intuición.

Y entonces lo vi. Estaba en el Retiro como cada tarde, con mi buen libro, mi iPhone, mi lata de coca-cola y mi paquete de Camel. Mientras me fumaba mi segundo cigarro de la tarde lo vi. Estaba solo con sus cascos y su skate. El viento movía su sedoso pelo castaño. Iba con unas Ray-ban, una pena porque de esa forma no me pude fijar en sus ojos, que seguro eran preciosos,como él. Pero al mismo tiempo le daba un toque chulo y glamuroso. No lo podía dejar de mirar. Aún con toda la gente que frecuenta este típico parque a las 5 de la tarde, solo me fijaba en él. Era como si erradiara esperanza,seguridad, pasión, cariño por todos los poros de su morena piel. Y de repente, vi que comenzaba a acercarse. Yo empecé a ponerme roja, no muy raro en mí. Pero pensé, ¿cómo va a sentarse en este banco conmigo? Yamira no eres tan especial. Y sin nisiquiera darme cuenta se sentó y me saludó. Su voz era dulce como cuando tu madre te felicita el día de tu cumpleaños. Entonces, yo incrédula ante esa situación de película, le contesté con mi mejor voz... Y es aquí cuando comenzó todo...
- Muy buen libro, sí señor.
+Sí, es precioso. ¿Y a ti, siendo un chico te gustan estos libros tan de amor?
-Sí, me encantan. Porque es como si fuera un sueño. Es como si yo fuera el chico al que esa chica anda loca por él. Y me vuleve loco tener esa sensación. Eso de que piensas que tu vida realmente es esa, la de la ficción y no cuando cierras el libro. Te hace sentir especial.
+¡Guaaau! No lo podría haber explicado mejor. Bueno cómo te llamas porque ni me has dicho tu nombre.
-Me llamo Gillermo, pero me gusta que me llamen  Guille, porque Guillermo me recuerda a un hombre mayor de puro y palillo en la boca que le encanta jugar al mus. ¿Y tú?
+Jajajaja te aseguro que no tienes pinta de viejo ni nada de eso. Pues me llamo Yamira, un poco extraño pero bueno, tiene su encanto.
- Es precioso. A ¿Y de qué tengo pinta?
+Sinceramente, de surfero, el típico tío bueno de Tarifa.
-No sé porqué pero ya me lo habían dicho más veces. Bueno me voy. He quedado con mi novia, que me echa de menos.
Entonces en ese momento la cara se me congeló, me desilusioné. Sabía que era imposible que ese chico se fijara en mí. Y que él no tuviera novia. Seguro que ella sería la tía más buena y maja del mundo. Entonces vi como de su cara salió una sonrisa de oreja a oreja.
-¿Quieres que te invite a un café y nos conocemos más? Tienes algo que es especial y quiero saber que es lo que es.
+Pero ¿no me habías dicho que te ibas con tu novia?
-Es mentira era para ver si tú, preciosa, estabas interasada en mí. Y nada más ver tu cara cuando te he dicho lo de mi novia lo he visto en tus bonitos ojos morrones tirando a verdes.
Entonces me quedé estupefacta porque había sido el primero que me había mirado los ojos antes de mirarme las tetas.
Era diferentre y era para mí, en ese momento, en ese intante.

2 comentarios:

  1. Me encantaaaa!:)
    Pero ya estas cambiando todas las faltas que tienes ¬¬

    ResponderEliminar